Archive for the Guerra EUA vs España Category

La conspiración del Maine

Posted in Guerra EUA vs España on mayo 17, 2010 by ivan2048

El hundimiento del Maine

Posted in Guerra EUA vs España on mayo 17, 2010 by ivan2048

Con la excusa de asegurar los intereses de los residentes estadounidenses en la isla, el gobierno estadounidense envió a La Habana el acorazado de segunda clase Maine. El viaje era más bien una maniobra intimidatoria y de provocación hacia España, que se mantenía firme en el rechazo de la propuesta de compra realizada por los Estados Unidos sobre Cuba y Puerto Rico. El 25 de enero de 1898, el Maine hacía su entrada en La Habana sin haber avisado previamente de su llegada, lo que era contrario a las prácticas diplomáticas tanto de la época como actuales. En correspondencia a este hecho, el gobierno español envió al crucero Vizcaya al puerto de Nueva York.

A pesar de lo inoportuno de la visita, la población habanera permanecía tranquila y expectante y parecía que el capitán general, don Ramón Blanco controlaba perfectamente la situación. Por otra parte a pesar de que el Maine tuvo un gélido recibimiento por parte de las autoridades españolas, Ramón Blanco y el capitán del navio, Charles Sigsbee simpatizaron desde el primer momento y se hicieron amigos.

Sin embargo, a las 21:40 del 15 de febrero de 1898, una explosión ilumina el puerto de La Habana. El Maine había saltado por los aires. De los 355 tripulantes, murieron 254 hombres y 2 oficiales. El resto de la oficialidad disfrutaba, a esas horas, de un baile dado en su honor por las autoridades españolas.

Sin esperar el resultado de una investigación, la prensa sensacionalista de William Randolph Hearst publicaba al día siguiente el siguiente titular: «El barco de guerra Maine partido por la mitad por un artefacto infernal secreto del enemigo».

A fin de determinar las causas del hundimiento se crearon dos comisiones de investigación, una española y otra estadounidense, puesto que estos últimos se negaron a una comisión conjunta.Los estadounidenses sostuvieron desde el primer momento que la explosión había sido provocada y externa. La conclusión española fue que la explosión era debida a causas internas. Los españoles argumentaron que no podía ser una mina como pretendían los estadounidenses, pues no se vio ninguna columna de agua y, además, si la causa de la explosión hubiera sido una mina, no tendrían que haber estallado los pañoles de munición. En el mismo sentido, hicieron notar que tampoco había peces muertos en el puerto, lo que sería normal en una explosión externa.

Tradicionalmente fue una opinión muy extendida entre los historiadores españoles el creer que la explosión fue provocada por los propios estadounidenses para utilizarla como disculpa para su entrada en la guerra. Algunos estudios actuales apuntan a una explosión accidental de la santabárbara, motivada por el calentamiento de los mamparos que la separaban de la carbonera contigua, que en esos momentos estaba ardiendo.

Otros estudios recientes han señalado que, dados los desperfectos causados por la explosión, si la explosión hubiera estado provocada por algún artefacto externo, ésta habría hecho al barco saltar (literalmente) del agua. Algunos de los documentos desclasificados por el gobierno de EE.UU. sobre la Operación Mangosta (proyecto para la invasión de Cuba posterior al fracaso de Bahía de Cochinos) avalan la polémica hipótesis de que la explosión fue causada en realidad por el propio gobierno de EE.UU. con el objeto de tener un pretexto para declarar la guerra a España. (¿No les hace acordar con lo que paso con las torres gemelas y la guerra contra irak?)

España negó desde el principio que tuviera algo que ver con la explosión del Maine, pero la campaña mediática realizada desde los periódicos de William Randolph Hearst, hoy día el Grupo Hearst, uno de los principales imperios mediáticos del mundo, convencieron a la mayoría de los estadounidenses de la culpabilidad de España.

EE.UU. acusó a España del hundimiento y declaró un ultimátum en el que se le exigía la retirada de Cuba, además de empezar a movilizar voluntarios antes de recibir respuesta. Por su parte, el gobierno español rechazó cualquier vinculación con el hundimiento del Maine y se negó a plegarse al ultimátum estadounidense, declarándole la guerra en caso de invasión de sus territorios, aunque, sin ningún aviso, Cuba ya estaba bloqueada por la flota estadounidense. Comenzaba así la Guerra hispano-estadounidense.

Fuente: Articulo

Theodore Roosevelt

Posted in Guerra EUA vs España on mayo 17, 2010 by ivan2048

Theodore Roosevelt

Fuente: Articulo

Nelson A. Miles

Posted in Guerra de secesion, Guerra EUA vs España, Guerras "indias" on mayo 16, 2010 by ivan2048

Archivo:Nelson Appleton Miles.jpg

Fuente: Articulo

Nelson A. Miles

Posted in Guerra de secesion, Guerra EUA vs España, Guerras "indias" on mayo 16, 2010 by ivan2048

Nelson Appleton Miles (8 de agosto de 1839 – 15 de mayo de 1925) fue un soldado estadounidense que sirvió en la Guerra Civil Estadounidense, en las Guerras Indias y en la Guerra Hispano-Estadounidense.

Miles nació en Westminster, Massachusetts, en la granja familiar. Trabajó en Boston y asistió a la escuela nocturna, leyó historia militar y llegó a dominar los principios y las técnicas militares, incluyendo los ejercicios bélicos.

Miles se encontraba trabajando como dependiente de un negocio de loza cuando estalló la Guerra Civil. Se incorporó al Ejército Federal el 9 de septiembre de 1861como voluntario y luchó en numerosas batallas cruciales. Ascendió a teniente en el 22º Cuerpo de Infantería de Massachusetts y se le asignó el puesto de teniente coronelde la 61ª Compañía de Voluntarios de Nueva York el 31 de mayo de 1862. Promocionó a coronel tras la Batalla de Antietam. Otras batallas en las que participó fueron la Fredricksburg, Chancellorsville y la Campaña del Appomattox. Herido por cuatro veces en el campo de batalla (le dispararon en el cuello y en el abdomen en Chancellorsville), recibió la graduación honoraria de General de Brigada de los voluntarios y se le concedió la Medalla de Honor por su arrojo, ambas en reconocimiento por sus actuaciones en Chancellorsville. Se le promocionó al rango máximo el 12 de mayo de 1864 por la Batalla de la Wilderness y la Batalla de Spotsylvania, llegando a ser más tarde General Mayor de los voluntarios a la edad de 26 años.

En julio de 1866, Miles fue nombrado coronel en el Ejército de Regulares y en marzo de 1869 se convirtió en comandante de la 5ª Compañía de Infantería de los EE.UU. El 30 de junio de 1868 se casó con Mary Hoyt Sherman (hija de Hoyt Sherman y sobrina de William Tecumseh Sherman y de John Sherman, así como nieta de Charles Robert Sherman.
Tras la Guerra Civil, Miles tuvo un papel de liderazgo en casi todas las etapas de la campaña del ejército contra las tribus de la Grandes Llanuras. Durante 1874-1875 fue comandante de campo en las tropas que vencieron a los kiowa, a los comanches y alos cheyenne del sur a lo largo del Río Rojo. Entre 1876 y 1877 participó en la ofensiva que barrió las Llanuras del Norte tras la derrota del Tte. Cnel. George Armstrong Custer en la Batalla de Little Big Horn, constriñendo al pueblo lakota y a sus aliados a reservas. En el invierno de 1877 condujo sus tropas a marcha forzada a través de Montana e interceptó a la banda de Nez Perce acaudillada por el Jefe Joseph, quien había derrotado y/o evitado a todas las unidades que habían mandado contra él en una extensión de 2.400 kilómetros desde Oregón hasta la frontera con Canadá. Durante el resto de su carrera, Miles discutió con el General Oliver O. Howard por el mérito de la captura de Joseph.

En 1866 reemplazó al General George Crook como Comandante del Ejército contra Gerónimo en Arizona. Crook se apoyaba mucho en los oteadores apaches para capturar al líder de los chiricahua, pero Miles los sustituyó por tropas que más tarde atravesarían 4.800 millas tras la huella de Gerónimo por las tortuosas montañas de Sierra Madre. Finalmente, el Tte. Gatewood junto con algunos oteadores apaches consiguió negociar su rendición, por cuyos términos Gerónimo y sus seguidores fueron confinados en una reserva de Florida junto con todos los demás chiricahuas que habían colaborado con el ejército violando el acuerdo que Miles tenía con ellos. A Gatewood no le reconoció mérito alguno en estas negociaciones.

En 1890 la última sublevación de los sioux, conocida como la Danza de los Espíritus, en las reservas lakota devolvió a Miles una vez más al campo de batalla. Sus esfuerzos por subyugarlos de nuevo terminaron con la muerte de Toro Sentado y la masacre de 200 sioux, entre los cuales había mujeres y niños, en la Masacre de Wounded Knee el 29 de diciembre de 1890. Miles reaccionó ante estos enfrentamientos proclamando la autoridad de los EE.UU. sobre los indios, convencido de que todos los lakota debían ser puestos bajo control militar.

En 1894, Miles estuvo al cargo de las tropas que se movilizaron para sofocar los disturbios de la huelga Pullman. Fue nombrado Comandante General del Ejército de los Estados Unidos en 1895, puesto que mantuvo durante la Guerra Hispano-Estadounidense. Miles lideró fuerzas en posiciones cubanas como Siboney y, tras la rendición de los españoles enSantiago de Cuba, él mismo acaudilló la invasión de Puerto Rico, llegando inicialmente a Guánica. Miles fue muy crítico con el oficial de intendencia por haber proporcionado carne enlatada rancia a las tropas en el campo de batalla. Fue el primer dirigente del gobierno militar que se estableció en la isla, actuando simultáneamente como dirigente del ejército de ocupación y como administrador de asuntos civiles. Logró el rango de Teniente General en 1900 gracias a su actuación en la guerra. Apodado «pavo valeroso» por el presidente Theodore Roosevelt, Miles dejó el servicio activo en 1903 al alcanzar la edad de jubilación. Tras su retiro, el puesto de Comandante General del Ejército de los EE.UU. quedó abolido por un Acta del Congreso, introduciéndose el sistema de Jefe del Personal del Ejército.

Con la ley de aquella época, se permitía que solamente una única persona tuviese el rango de teniente general, que era el grado más alto que podía obtener un oficial. el presidente Theodore Roosevelt, deseoso de deshacerse de Miles (pues se aborrecían mutuamente), prestó juramento al general Samuel B. Young como primer Jefe del Personal del Ejército precisamente en el último día de ocupación del cargo por Miles. Durante una hora aproximadamente los Estados Unidos tuvieron (de manera ilícita) a dos hombres como tenientes generales en servicio activo. A esta situación se puso fin cuando se le notificó a Miles su cese por medio de un mensajero en bicicleta y le escoltaron en su salida del despacho para dejarle libre el puesto al nuevo Jefe de Personal del Ejército.

Miles murió el 15 de mayo de 1925 a los 85 años a causa de un ataque al corazón mientras llevaba a sus nietos al circo en Washington, DC. Fue enterrado en elcementerio de Arlington en el Mausoleo Miles. Se trata de uno de los dos mausoleos que se encuentran dentro de los límites del cementerio. En el momento de su muerte, Miles era el oficial general superviviente de la Guerra Civil más veterano.

Miles participó como comandante en la Guerra Civil, las Guerras Indias y la Guerra Hispano-Estadounidense. Pasados los 70 años, se ofreció también como voluntario del ejército durante la Primera Guerra Mundial, pero el presidente Woodrow Wilson no se lo permitió, debido a su avanzada edad en aquel momento. Quizás fuera justo que Wilson también rechazara la petición de uno de los mayores críticos de Miles, Teddy Roosevelt, para participar en el conflicto europeo.

Escena de la guerra vs EUA

Posted in Guerra EUA vs España on marzo 24, 2010 by ivan2048

Fuente: Blogspot

Consecuencias

Posted in Guerra EUA vs España on marzo 22, 2010 by ivan2048

Mediante los acuerdos de París de 1898, se concuerda la futura independencia de Cuba, que se concretará en 1902, y España cede Filipinas, Puerto Rico y Guam. Las restantes posesiones españolas en Asia, (Islas Marianas, Carolinas y Palaos), incapaces de ser defendidas debido a su lejanía y la destrucción de buena parte de la flota española, fueron vendidas a Alemania en 1899 por 25 millones de pesetas, por el tratado Germano-español.

Art. 1°. España renuncia a todo derecho de soberanía y propiedad sobre Cuba. En atención a que dicha isla, cuando sea evacuada por España, va a ser ocupada por los Estados Unidos, éstos, mientras dure su ocupación, tomarán sobre sí y cumplirán las obligaciones que, por el hecho de ocuparla, les impuso el derecho internacional (…)

Art 2°. España cede a los Estados Unidos la isla de Puerto Rico y las demás que están ahora bajo su soberanía en las Indias Occidentales, y la isla de Guam en el archipiélago de las Marianas o Ladrones.

Art. 3°. España cede a los Estados Unidos el archipiélago conocido por las islas Filipinas (…).

Art 5°. Los Estados Unidos, (…) transportarán a España, a su costa, a los soldados españoles que hicieron prisioneros de guerra las fuerzas estadounidenses al ser capturada Manila.

Pese a las críticas de los antiimperialistas, Estados Unidos comenzó a gravitar cada vez con más fuerza en toda el área del Caribe. El Presidente Theodore Rooseveltpropuso construir un canal en Centroamérica, y en 1903 ofreció al gobierno colombiano comprar una franja de tierra de lo que hoy es Panamá.

Al mismo tiempo que Colombia rechazaba la oferta de Roosevelt, se desató una rebelión en el área designada para la ubicación del canal. Roosevelt apoyó la revuelta y rápidamente reconoció la emancipación de Panamá frente a Colombia. Unos días después, el francés Philippe-Jean Bunau-Varilla, quien viajó a Washington como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la naciente República de Panamá, vendió a Estados Unidos la zona del canal. En 1914, el Canal de Panamá se abrió al tráfico marítimo.

Las tropas estadounidenses abandonaron Cuba en 1902, pero se exigió a la nueva república que otorgara bases navales a Estados Unidos. Asimismo se prohibió a Cuba suscribir tratados que pudieran atraerla a la órbita de otra potencia extranjera. También se garantizó la capacidad de intervención de Estados Unidos en el nuevo estado a través de la Enmienda Platt, vigente hasta 1934. A Filipinas se le concedió un autogobierno limitado en 1907 e independencia absoluta en 1946. En 1952 el Congreso de los Estados Unidos aprueba para el territorio no incorporado de Puerto Rico un gobierno propio limitado.

Fuente: Articulo

Desarrollo del conflicto

Posted in Guerra EUA vs España on marzo 22, 2010 by ivan2048

Con anterioridad a los hechos del Maine, Estados Unidos había ordenado a su flota del Pacífico que se dirigiera a Hong Kong e hiciera allí ejercicios de tiro hasta que recibiera la orden de dirigirse a las Filipinas y a la Isla de Guam. Tres meses antes se había decretado bloqueo naval a la isla de Cuba sin que mediara declaración de guerra alguna, y cuando se declaró la guerra, esta se hizo con efectos retroactivos al comienzo del bloqueo.

Las tropas de Estados Unidos rápidamente arribaron a Cuba y cuando estaban siendo derrotadas en la batalla terrestre , la Armada de los Estados Unidos destruyó dos flotas españolas, una en la Batalla de Cavite, en Filipinas, y otra en la batalla naval de Santiago de Cuba cuando la flota española intentaba sin casi esperanza escapar a mar abierto. El gobierno español pidió en julio negociar la paz.

Santiago de Cuba se rindió el 16 de julio. Algunas cifras estiman los fallecidos en la campaña, que culminó con la toma de Santiago, en alrededor de 600 por la parte española, 250 por la estadounidense y 100 por la cubana. A pesar de que la guerra fue ganada principalmente por el apoyo de losmambises, el general Shafter impidió la entrada victoriosa de los cubanos en Santiago de Cuba, bajo el pretexto de «posibles represalias».

El 25 de julio, el General Nelson A. Miles, con 3.300 soldados, desembarcó en Guánica comenzando la ofensiva terrestre en Puerto Rico. Las tropas de EE.UU encontraron resistencia a comienzos de la invasión. La primera escaramuza entre los estadounidenses y las tropas españolas y puertorriqueñas se produjo en Guánica, y la primera resistencia armada se produjo en Yauco en lo que se conoce como el Combate de Yauco. Este encuentro fue seguido por los combates de Fajardo, Guayama, Coamo, y por el Combate del Asomante.

Fuente: Articulo

El hundimiento del Maine

Posted in Guerra EUA vs España on marzo 22, 2010 by ivan2048

Con la excusa de asegurar los intereses de los residentes estadounidenses en la isla, el gobierno estadounidense envió a La Habana el acorazado de segunda clase Maine. El viaje era más bien una maniobra intimidatoria y de provocación hacia España, que se mantenía firme en el rechazo de la propuesta de compra realizada por los Estados Unidos sobre Cuba y Puerto Rico. El 25 de enero de 1898, el Maine hacía su entrada en La Habana sin haber avisado previamente de su llegada, lo que era contrario a las prácticas diplomáticas tanto de la época como actuales. En correspondencia a este hecho, el gobierno español envió al crucero Vizcaya al puerto de Nueva York.

A pesar de lo inoportuno de la visita, la población habanera permanecía tranquila y expectante y parecía que el capitán general, don Ramón Blanco controlaba perfectamente la situación. Por otra parte a pesar de que el Maine tuvo un gélido recibimiento por parte de las autoridades españolas, Ramón Blanco y el capitán del navio, Charles Sigsbee simpatizaron desde el primer momento y se hicieron amigos.3

Sin embargo, a las 21:40 del 15 de febrero de 1898, una explosión ilumina el puerto de La Habana. El Maine había saltado por los aires. De los 355 tripulantes, murieron 254 hombres y 2 oficiales. El resto de la oficialidad disfrutaba, a esas horas, de un baile dado en su honor por las autoridades españolas.

Sin esperar el resultado de una investigación, la prensa sensacionalista de William Randolph Hearst publicaba al día siguiente el siguiente titular: «El barco de guerra Maine partido por la mitad por un artefacto infernal secreto del enemigo».

A fin de determinar las causas del hundimiento se crearon dos comisiones de investigación, una española y otra estadounidense, puesto que estos últimos se negaron a una comisión conjunta. Los estadounidenses sostuvieron desde el primer momento que la explosión había sido provocada y externa. La conclusión española fue que la explosión era debida a causas internas. Los españoles argumentaron que no podía ser una mina como pretendían los estadounidenses, pues no se vio ninguna columna de agua y, además, si la causa de la explosión hubiera sido una mina, no tendrían que haber estallado los pañoles de munición. En el mismo sentido, hicieron notar que tampoco había peces muertos en el puerto, lo que sería normal en una explosión externa.

Tradicionalmente fue una opinión muy extendida entre los historiadores españoles el creer que la explosión fue provocada por los propios estadounidenses para utilizarla como disculpa para su entrada en la guerra. Algunos estudios actuales apuntan a una explosión accidental de la santabárbara, motivada por el calentamiento de los mamparos que la separaban de la carbonera contigua, que en esos momentos estaba ardiendo.

Otros estudios recientes han señalado que, dados los desperfectos causados por la explosión, si la explosión hubiera estado provocada por algún artefacto externo, ésta habría hecho al barco saltar (literalmente) del agua. Algunos de los documentos desclasificados por el gobierno de EE.UU. sobre la Operación Mangosta (proyecto para la invasión de Cuba posterior al fracaso de Bahía de Cochinos) avalan la polémica hipótesis de que la explosión fue causada en realidad por el propio gobierno de EE.UU. con el objeto de tener un pretexto para declarar la guerra a España.

España negó desde el principio que tuviera algo que ver con la explosión del Maine, pero la campaña mediática realizada desde los periódicos de William Randolph Hearst, hoy día el Grupo Hearst, uno de los principales imperios mediáticos del mundo, convencieron a la mayoría de los estadounidenses de la culpabilidad de España.

EE.UU. acusó a España del hundimiento y declaró un ultimátum en el que se le exigía la retirada de Cuba, además de empezar a movilizar voluntarios antes de recibir respuesta. Por su parte, el gobierno español rechazó cualquier vinculación con el hundimiento del Maine y se negó a plegarse al ultimátum estadounidense, declarándole la guerra en caso de invasión de sus territorios, aunque, sin ningún aviso, Cuba ya estaba bloqueada por la flota estadounidense. Comenzaba así la Guerra hispano-estadounidense.

Fuente: Articulo

Causas de la guerra

Posted in Guerra EUA vs España on marzo 22, 2010 by ivan2048

Tras la expansión y conquista de los Estados Unidos en los antiguos territorios de México durante la primera mitad del siglo XIX, las grandes potencias mundiales se disputaban a finales de ese siglo las colonias por razones de economía. Un país era más poderoso en tanto su influencia y moneda se hacían sentir en más territorios y colonias.

Por otro lado, las boyantes economías experimentaron en el último tercio del siglo una crisis de crecimiento al quedar inundados los mercados internos. Se imponía la necesidad de abrir nuevas rutas comerciales e incorporar nuevos territorios que absorbiesen la producción industrial y produjesen materias primas a las nuevas industrias.

Así, en la Conferencia de Berlín de 1884 las potencias europeas decidieron repartirse sus áreas de expansión en el continente africano, con el fin de no llegar a la guerra entre ellas. Otros acuerdos similares delimitaron zonas de influencia en Asia y especialmente en China, donde se llegó a diseñar un plan para desmembrar el país, que no pudo llevarse a cabo al desatarse la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, los acuerdos no acabaron por eliminar completamente las fricciones entre las potencias. A finales del siglo XIX, se sucedieron las disputas por determinados puertos y fronteras cuya delimitación no estaba clara, sobre todo en África. Ejemplos de esto son el incidente de Fachoda entre franceses y británicos, las disputas germano-portuguesas por el puerto mozambiqueño de Kionga, el ultimátum lanzado por los ingleses contra la expansión portuguesa en Zambia y la polémica desatada entre franceses, británicos, alemanes y españoles por el dominio de Marruecos.

Los Estados Unidos, que no participaron en el reparto de África ni de Asia, fijaron su área de expansión inicial en la región del Caribe y, en menor medida, en el Pacífico, donde su influencia ya se había dejado sentir en Hawái y Japón. Tanto en una zona como en otra se encontraban valiosas colonias españolas (Cuba y Puerto Rico en el Caribe, Filipinas, las Carolinas y las Marianas en el Pacífico) que resultarían una presa fácil debido a la fuerte crisis política que sacudía su metrópoli desde el final del reinado de Isabel II. En el caso de Cuba, su fuerte valor económico, agrícola y estratégico ya había provocado numerosas ofertas de compra de la isla por parte de varios presidentes estadounidenses (John Quincy Adams, James Polk,James Buchanan y Ulysses Grant), que el gobierno español siempre rechazó. Cuba no sólo era una cuestión de prestigio para España, sino que se trataba de uno de sus territorios más ricos y el tráfico comercial de su capital, La Habana, era comparable al que registraba en la misma época Barcelona.

A esto se añade el nacimiento del sentimiento nacional en Cuba influido por las revoluciones francesa y estadounidense, el nacimiento de una burguesía local y las limitaciones políticas y comerciales impuestas porEspaña que no permitía el libre intercambio de productos, fundamentalmente azúcar de caña, con los EEUU y otras potencias. La radicalización de estos sentimientos provocó que se desatara entre 1868 y 1878 laGuerra de los Diez Años bajo la dirección de Carlos Manuel de Céspedes hacendado del oriente de Cuba. La guerra culminó con la firma de la Paz de Zanjón, que no sería más que una tregua.

Si bien este pacto hacía algunas concesiones en materia de autonomía política y pese a que en 1880 se logró la abolición de la esclavitud en Cuba, la situación no contentaba completamente a los cubanos debido a su limitado alcance. Por ello los rebeldes volvieron a sublevarse de 1879 a 1880 en la llamada Guerra Chiquita.

Por otra parte, José Martí, escritor, pensador y líder independentista cubano, fue desterrado a España en 1871 a causa de sus actividades políticas. Martí en un principio tiene una posición pacifista, pero con el pasar de los años su posición se radicaliza. Es por esto que convoca a los cubanos a la guerra necesaria por la independencia de Cuba. Con tal fin crea el Partido Revolucionario Cubano bajo el cual se organiza la Guerra del 95.

La escalada de recelos entre los gobiernos de EEUU y España fue en aumento, mientras en la prensa de ambos países se daban fuertes campañas de desprestigio contra el adversario. En América se insistía una y otra vez en la valentía de los héroes cubanos, a los que se mostraba como unos libertadores luchando por liberarse del yugo de un gobierno y un país que era descrito como tiránico, corrupto, analfabeto y caótico. Por su parte, los españoles, que no tenían ninguna duda de la intención de EEUU por anexionarse la isla, dibujaban a unos hacendados avariciosos y arrogantes, sostenidos por una nación de ladrones indisciplinados, sin historia ni tradición militar, a los que España debería dar una lección.

Cada vez parecía más inminente el desencadenamiento del conflicto entre dos potencias que otros países consideraban de segunda: una impetuosa, joven y todavía en desarrollo, que buscaba hacerse un hueco en la política mundial a través de su economía creciente, y otra vieja, que intentaba mantener la influencia que le quedaba de sus antiguos años de gloria. Los líderes estadounidenses vieron en la disminuida protección de las colonias, producto de la crisis económica y financiera española, la ocasión propicia de presentarse ante el mundo como la nueva América, la nueva potencia mundial, con una acción espectacular. De hecho esta guerra fue el punto de inflexión en el gran ascenso de la nación estadounidense como poder mundial, pero para su antagonista significó la acentuación de una crisis que no se resolvería hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando España finalmente logra recomponerse.

Fuente: Articulo